Para una mamá muy especial

Madre, mamá, mami, mamita, mamacita, ¡má!  No importa con qué nombre las llames, lo importante es que sin ellas no estarías leyendo aquí.

Desde la Antigua Grecia del Olimpo celebraban del día de las madres, algunos países lo unen al día de la mujer, otros le dan sentido religioso y algunos hijos los ven como excusa para ir a casa de sus mamás y pedirles que le laven la ropa a cambio de una comida.

Ahora bien, mamá no solo es la que te dio la vida. Esa es la mamá más importante, sino no estarías aquí. Pero en la vida te encuentras muchas otras mamás dispuestas a rescatarte de cualquier situación. De nuestros modelos con cuál te identificas.

Tu mamá: Esta que te dice “cuando seas más grande me entenderás”, y nunca lo admitimos, pero cuando somos grandes, le entendemos.

La tía: Es la hermana de tu mamá (o tu papá), la que te da dulces y te lleva al parque. También la que te deja hacer todo eso que a tu mamá no le gusta, como ir al antro desde los 16 años.

La abuelita: Es la favorita de casi todos. Porque cuando eres pequeño te da dulces, te consiente y te defiende de tu mamá, después creces y te perdona todo. Te perdona hasta que reprobaras 3 materias en un curso.

La madrina: Era la amiga de secundaria o universidad de tus papás, la que juró cuidarte y después no la viste más por 10 años.

La prima mayor: Nunca falta una. En toda reunión familiar es la encargada de cuidar a los primitos, porque están más chiquitos.

La de la mascota: Para los que tenemos la suerte de tener un gato o perro, esta es nuestra descripción de mamá. Vivimos para mimar y consentir a nuestras mascotas y hablamos de ellos como si fueran nuestros verdaderos hijos.

La jefa controladora: Es la mamá que te pregunta desde si desayunaste, hasta te regaña por irte de fiesta. A ver, ¿estamos para trabajar o para regañar?

La amiga mamá: Todos los grupos tienen una, y si no sabes cuál es la tuya, es porque eres tú. Es la amiga que te cuida en la fiesta y en la vida, la que está pendiente de ti, te llama, te cuida y te lleva sopita a casa cuando te enfermas.

La vecina amistosa: Es como la vecina chismosa, pero esta te cae bien. Básicamente porque te ayuda a regar las plantas y cuando no te ha visto en 3 días, te manda un mensaje preguntando si estás bien.

La suegra: Esta es un arma de doble filo, puede ser la mejor mamá de todas. O la que compara lo que haces por su bebé, con lo que ella hace. Sea la que sea, no hay que entenderla, solo tratar de quererla.  

La deportista: Es la mamá que siempre está en active wear, no sabemos si va o no al gimnasio, pero a veces dudamos de que tenga otro estilo de ropa.

La escolar: La que sabe todo de la escuela, conoce a cada maestro, sabe la tarea de cada uno de sus niños y los amigos y es miembro de la sociedad de padres.

La fashionista: Nunca tiene nada mal puesto, es la mamá que va combinada de pies a cabeza, tiene clase, estilo y maquillaje perfecto.

La alarmista: La que siempre está nerviosa por algo. Desde que alguien se caiga por un 10mo piso, el covid-19, hasta los ovnis.

La mamá-van: Es la que siempre se ofrece a llevar a los niños al cine, al parque, al fútbol. La reconocemos porque es toro terreno y se sabe el nombre de todos.

La tecnológica: Cuando tiene una duda recurre a twitter, siempre tiene su smartphone a la mano, y con un mensaje de texto resuelve cualquier problema.

La que no sabemos cómo lo hace: También llamada Multitask, es esa que hace todo, cocina, trabaja, limpia, está al pendiente de los niños y aun así tiene tiempo de salir con sus amigas y verse fabulosa.

La que está lejos: La que no tienes cerca para un abrazo, pero sabes que puedes enviarle un mensaje y en algún momento responderá… Bueno, a veces no es tan tecnológica.

La que no está: Por una u otra razón ya no está contigo. Está en fotos, comidas, risas y recuerdos. Aunque no está presente, sientes su presencia justo cuando la necesitas.

La que está en ti: Te convertiste en lo que alguna vez juraste destruir. Eres esa fanática del orden y la limpieza, que mide las horas y las cantidades. O quizá sabes hacer el súper mejor que nadie. Te encanta consentir. Quieres a tu hijo (humano o animal) más que a nada en el mundo y crees que es el mejor. Y además puedes con todo lo que te viene encima o más.

Recuerda, la más mamacita de todas, eres tú.

Las serenatas, flores, desayunos, comidas, cenas, joyas, libros que nunca has leído y chocolates son los regalos típicos que cada mamá recibe. Después de superar la etapa del corazón hecho con coditos que dice “te quiero mamá”.

También hay regalos un poco menos convencionales: una Tablet, día de spa, un makeover, viajes a la playa, paseo en globo, una docena de vinos personalizados con su nombre… Cualquiera que sea tu opción, no dudes en acompañarlo con un modelo exquisito playetero, diseñado especialmente para todas las mamás.

FELIZ DÍA MAMÁS… DE LA PLAYETERÍA PARA TODAS

Y si nos faltó alguna mamá, no dudes en dejar tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12% OFF
No M@M3s
Envío Gratis!
Casí
10% OFF
¡ALV!
7% OFF
Intente otra vez
¡Auch!
15% OFF
Sin Premio
Sin suerte hoy :(
¡Juega para ganar un cupón !

Ingresa tu dirección de correo electrónico y haz girar la rueda. ¡Esta es tu oportunidad de ganar increíbles descuentos!

Nuestras reglas:

  • Un juego por usuario.
  • Los cupones son válidos por solamente 48 horas.
  • Utilizar tu cupón antes de finalizar tu compra.
  • Los tramposos serán descalificados.